top of page
  • YouTube
  • Grey Instagram Icon
Buscar
  • Foto del escritorJulia Laberinto

Ser libre puede significar iniciar un camino solitario, desconocido. Tomar la decisión de caminar hacia el norte, hacia el invierno. Cambiar las voces y las risas por el rugir de las montañas, olvidar las luces y los focos para dormir bajo el salvaje manto de la noche. Hay caminos que te hacen ser quien eres, pero elegir un camino implica dejar otros atrás, obviar desvíos, desaparecer posibilidades.



4 visualizaciones0 comentarios
  • Foto del escritorJulia Laberinto

Cambio para poner fin a una estación. Me disuelvo completamente y renuncio a mi forma previa en una cruda metamorfosis. Cuando comienza el frío, me arrastro durante kilómetros tierra adentro. Hacia abajo. Entre lenguas de lava y gases ponzoñosos hasta mi reino de sombras.

Quién soy yo sino el cambio mismo, dos que caminan en el cuerpo de uno. Arriba y abajo, luz y oscuridad, primavera e invierno, vida y muerte.







8 visualizaciones0 comentarios
  • Foto del escritorJulia Laberinto

Muchas veces, estando sola, he preguntado: ¿quién soy yo? El mundo siempre cambia para responder. Todos los seres responden de una u otra manera y la canción infinita que componen, inaudible, inescrutable, es exactamente aquello que soy, aquello en lo que me convierten. Pero los bosques no hablan con la voz unívoca de los hombres. La identidad que me arroja la aliseda se aleja de lo unitario. Es una vibración múltiple y cambiante.

Cuando nacemos, se nos da un único nombre. Una sola palabra que deberá aunar todas nuestras corrientes. Ser uno que es estable y seguro, plácido e inofensivo como el ciervo. Pero hay quien es más de uno. Cuerpos humanos habitados por lobos, peces o serpientes. Cuerpos que hablan durante el día y aúllan por las noches; ligados por espíritus invisibles a las fieras.





6 visualizaciones0 comentarios
bottom of page