Buscar
  • Julia Laberinto

Mayo 2022

Cambios y últimos coletazos de agitación antes de la quietud y la despreocupación del verano. Empiezo a trabajar en el servicio de neurología del hospital y me sorprende este último contacto con la medicina que se encarga del cuerpo, de lo que se ve y se cuantifica. Observo con curiosidad los temblores, la lentitud, los fallos de memoria, la rigidez, la afasia… Revivo un espectro de síntomas, y de palabras destinadas a describirlos, que se encontraban adormecidos en un plano más profundo de mi memoria. Los pacientes presentan problemas relativamente tangibles, susceptibles de tratar hasta que dejan de serlo. La fascinación inicial se intercala con la contradicción de no pertenecer del todo a ese lugar, de mirar lo que sucede con la distancia del nómada.

A mitad de mes me marcho de viaje. Nos vamos a Cuba a visitar a una amiga que vive allí. Desde el primer momento nos chocan y nos arrastran las costumbres, la forma de hablar el idioma que compartimos, los ritmos, la música, los colores. El viaje ideal que todavía mantenía su forma en nuestras cabezas se iría desmoronando poco a poco para dejar paso a una visión más realista de aquel país que visitábamos por primera vez.


Aquí podéis ver mi último vídeo en el que os muestro una parte de nuestro viaje a Cuba.




2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

6/XI/22