Buscar
  • Julia Laberinto

Fenómenos cadavéricos de las flores

Actualizado: 3 de jul de 2018

Bernarda: Y no quiero llantos. La muerte hay que mirarla cara a cara. ¡Silencio! (A otra hija.) ¡A callar he dicho! (A otra hija.) Las lágrimas cuando estés sola. ¡Nos hundiremos todas en un mar de luto! Ella, la hija menor de Bernarda Alba, ha muerto virgen. ¿Me habéis oído? ¡Silencio, silencio he dicho! ¡Silencio!


La Casa de Bernarda Alba, Federico García Lorca



Yo arranqué la flor

y probé la sangre primera, nocturna.


Sedienta de tantas sombras,

me arrastré para limpiar,

de la pureza oscura de la tierra,

su corola abierta.


El lirio se seca en mi cabeza

y aparece el esqueleto mínimo en mis manos.


De la tierra suplico el brote,

de la tierra que guarda tantos huesos.


Pueden entonces explicar

las tibias uniones fundamentales

cómo los pétalos se alimentan solamente

de ceniza.


¿Es capaz la ciencia de describir

cómo del cadáver brota

la aurora blanca?


Queda la tierra

y su espacio negro, sucio, profundo.

Pero libre el espacio, para plantar la semilla.



46 vistas
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now